CATARATAS

CATARATAS

 

La catarata es la consulta más frecuente para un paciente de oftalmología. Se produce por una opacidad del cristalino progresiva que va disminuyendo la visión y generando incomodidad al paciente. Ya no es posible mejorar la visión con una gafa, por tanto, la cirugía es el siguiente paso.

No hay tratamiento alternativo no quirúrgico para la catarata. 

En el procedimiento, lo que se realiza es una pulverización del contenido de ese cristalino mediante micropulsos de ultrasonidos junto con una aspiración controlada para mantener la cápsula transparente y poder implantar la lente intraocular. El proceso se realiza en la mayoría de los casos con anestesia tópica (en gotas) y sedación.

En referencia a las lentes intraoculares, existen diferentes casas y modelos, pero básicamente las dividimos en :

  • Monofocales: se calculan para corregir al máximo posible la miopía e hipermetropía, permitiendo en pacientes que no tienen astigmatismo una visión lejana de gran calidad. Se requiere por tanto de una corrección para visión próxima.

  • Tóricas: corrigen no solo la miopía e hipermetropía, sino también astigmatismo. El paciente astígmata tendrá una buena visión de lejos y precisará corrección para visión próxima. Dependiendo del tipo de astigmatismo se implantaran estas lentes o se corregirá con las incisiones quirúrgicas.

  • Trifocales: Son las lentes multifocales de última generación. Existen modelos trifocales tóricas también para pacientes con astigmatismo. Permiten en la medida de lo posible corregir miopía, hipermetropía, astigmatismo (si lo hubiera) y presbicia. El paciente tendría una buena visión a todas las distancias, pudiendo en algunos casos precisar una pequeña corrección para determinadas tareas de precisión. La implantación de este tipo de lentes "obliga" a hacer una cirugía bilateral (aunque en distinto momento) para mantener una binocularidad cómoda.

Es una cirugía que, aunque no está exenta de riesgos como todo acto quirúrgico, en general da muy buen resultado. El paciente suele estar muy satisfecho y el cirujano también.

LENTES FÁQUICAS

 

La implantación de una lente fáquica tiene como indicación la corrección de un error refractivo (miopía, hipermetropía, astigmatismo) en un paciente en el que no está indicada la cirugía de la catarata. Por tanto, en este caso, se implanta la lente sin intervenir sobre el cristalino.

Es una cirugía reversible. Esto quiere decir que en el futuro, en el caso de que le paciente presente catarata, se explanta la lente y se calcula la lente de la nueva cirugía sin que ello suponga un aumento del error refractivo como en el caso de la cirugía ablativa corneal.

A grandes rasgos hay dos tipos de lentes fáquicas:

  • De soporte iridiano (Atisan y Artiflex): La lente va anclada al iris en cámara anterior.

  • Precristalinianas (ICL, IPCL): La lente se coloca entre el iris y el cristalino.

Como en todas las cirugías oculares, no todos los pacientes son candidatos a este procedimiento y sólo una exploración exhaustiva y pruebas complementarias nos indicarán la posibilidad de realizarla o no.

La cirugía se realiza con anestesia tópica (en gotas) y sedación.

Puede pedir cita en: 

CLINICA 64

C/López Mora, 64. Bajo

Vigo (Pontevedra)

986 24 44 40

CLINICA SAN TELMO

C/Hermanos Maristas, 14. 

Tui (Pontevedra)

986 60 22 55

  • Facebook
  • Instagram